sábado, 5 de enero de 2008

PRESENTACION: MI ALMA AL DESNUDO


Cuando nacemos, durante un tiempo reducido, somos realmente quienes somos. Después, conforme crecemos nos van intentando educar, moldear, y nos llenan de prejuicios, de creencias erróneas que van limitando nuestra vida y nuestra libertad de ser quienes realmente somos. Nos inculcan la idea de que no valemos nada si no cumplimos las expectativas de los demás, si no nos comportamos como ellos esperan que lo hagamos, y llegamos a la conclusión de que si no somos buenos no nos querrán. Nos enseñan que debemos vivir nuestra vida según unos estereotipos y normas establecidos y que si nos salidos de ellos no somos seres normales sino bichos raros que como poco son considerados como chalados.

Así, poco a poco, ese niño o niña interior que sabe cual es la verdad va quedando poco a poco arrinconado, enterrado en lo más hondo de nuestro ser y vamos creciendo convencidos de que somos alguien que en realidad no somos o lo que es peor aun, sin saber quienes somos.

Hay quien pasa toda su vida sin plantearse siquiera que la infelicidad que le acompaña en este caminar tan duro por la vida es debido a la perdida de su identidad. Pero hay quienes en algún momento de su caminar se dan cuenta de que no son quienes creen ser y emprenden la búsqueda de sí mismos, una carrera de fondo para averiguar quien es ese espíritu que esta encerrado en su cuerpo, ese ser callado y anulado porque el miedo no le deja hablar. Entonces comienza una dura batalla por saber, por aprender, por romper los barrotes de la prisión y dejar salir a su verdadero ser, para que éste grite con valor, porque él sí que desconoce el miedo, lo que piensa y lo que siente. De esta forma, quizás, el mundo vaya cambiando.

Tal vez si cada vez son más los que se vayan convirtiendo en niños y alcen sus voces bien alto, unos con la palabra, otros con el ejemplo, tal vez, quizás, el mundo pueda ir mejorando.

Yo quiero aportar mi granito de arena y para ello he comenzado este blog. Seré valiente y desnudaré mi alma para decir sin tapujos pero con respeto todo lo que pienso. Hace tiempo que intento romper unos barrotes que me aprisionaron desde niña y por poco me asfixian. Este es un paso más en ese camino tan largo, pero necesario para que Diana, mi niña interior se materialice.

josefina

5 comentarios:

Aurora dijo...

UFFFF Vaya escrito, que fuerza, que sentimiento, estoy deseosa de que empieces a soltar la lengua, quizas me anime y yo tambien suelte la mia. Enhorabuena, este blog prometeeee.

Soraya dijo...

Josefina, lo que dices es tan cierto, hay muchos condicionamientos que alteran la esencia de nuestro ser cuando hemos llegado a la adultez, pero tambien es cierto que tenemos que tener consciencia de todo ello, y luchar por ser nosotas mismas, dia a dia, y poco a poco.

Esta muy bueno tu primer post, estare atenta a todos.

Un abrazo, feliz dia de Reyes.

Soraya

Milagros Sánchez dijo...

Siempre es un deber liberarnos de nuestras propias cadenas, de los estereotipos sociales acostumbrados a ser juzgados por los demás como "normales" o "buenos" y luego asi nos va en la vida, que somos infelices e incapaces de conectarnos a nosotros mismos o a ese niño/a interior que tod@ llevamos dentro y que es quien de verdad sabe quien somos y en qué nos estamos convirttiendo.
Por consiguiente mi felicitación y todos mi apoyo para que continúes este camino y liberes de falsos prejuicios y tantas falsas creencias.
Besitos multicolores.

Mari Carmen dijo...

Realmente es dificísimo tratar de ser uno mismo cuando vives rodeada de unos y otros que siempre te ponen trabas o te dicen cómo tienes que actuar. Tu misma te cortas las alas para acomodarte un poco a los demas, bien por amor, por amistad, por... bueno, por lo que sea. Es muy difícil. Creo que eso sólo se consigue cuando ya tienes la edad suficiente (es decir, mucha edad, demasiada) para que te de igual lo que digan unos y otros. Es por eso que oimos a personas de avanzada edad decir... a mi ya me da igual lo que piensen, digo lo que quiero...

Y me parece tan injusto tener que esperar a tener 70 u 80 años para decir o actuar como uno quiere...

Un abrazo,

Adonai dijo...

te animo a seguir una de las cosas mas importantes que cada ser humano puede hacer y que nadie puede hacer por él: ser uno mismo. Cada persona que está en ese proceso es un regalo para los demás. Besos.